Claves para mejorar tu estilo de vida

BAJALE LA VELOCIDAD A TUS DIAS.  Proponte hacer las cosas con más calma y atención.  Reduce tu lista de pendientes y ajústala de acuerdo a la prioridad que tiene cada uno, a tu capacidad para cumplir con ellos, tomando en cuenta el tiempo real.  Vive cada día como si fuese el último, el más importante y el más especial, tomando y resaltando lo mejor de cada momento.

TRANQUILIZA TU MENTE.  Evita darle vueltas en tu cabeza una y otra vez a aquellas situaciones que te preocupan o que te afectan.  Practica dejar de pensar
por unos minutos concentrando tu atención en cada cosa que haces.  Trae tu mente al momento presente cada vez
que sea necesario.

CONFIA EN TI.  Siente capaz de transformar y mejorar tu vida, confía en tus instintos, capacidades, experiencia y habilidades, para encontrar y ocupar tu lugar en el mundo con humildad y seguridad.  Conviértete en tu mejor amigo, cuida de ti y llévate por caminos seguros hacia tu realización.  Deja de buscar y necesitar la probación de los demás.

MANTEN UNA ACTITUD POSITIVA.  Vence el pesimismo y la negatividad que pudieran amenazar tu optimismo y confianza.  Sonrie, y aprende a crear un pensamiento positivo después de que hayas tenido uno negativo; adquiere la costumbre de buscar, sumar y multiplicar cada aspecto o elemento positivo que contenga una situación, para obtener siempre lo mejor de cada cosa que te pase.

VIVE MOMENTO A MOMENTO.  Evita pensar en lo que pudiste hacer para que las cosas ocurrieran de otra manera. Ya no pienses mas en todas las cosas que
tienes pendiente por hacer o resolver y concentra tu atención en cada cosa que haces, para que te salga bien.  Desarrolla la capacidad de poner atención.

RESERVA TIEMPO PARA TI.  Planifica tu agenda tomando en cuenta el tiempo que necesitas para satisfacer tus
necesidades personales y para realizar alguna actividad relajante o divertida que te permita descansar y renovar el entusiasmo por la vida. Reserva tiempo para escuchar tu música preferida, leer un poco o simplemente para no hacer nada, sin sentirte culpable.

BUSCA LAS CAUSAS DEL ESTRÉS. Revisa tu rutina diaria e identifica aquellas situaciones que te causan tensión. Como por ejemplo: Tratar de resolver algo que no depende de ti; Tener mas compromisos o
responsabilidades de las que puedes manejar; La autoexigencia; El perfeccionismo; problemas de
relación con otras personas…  Y pregúntate: ¿qué puedes hacer para resolverlas?

USA TU LIBRE ALBELDRIO.  Cuando te encuentres involucrado en un comportamiento que no te reporta
ningún beneficio y que solamente te desgasta y consume energía, recuerda que puedes elegir dejar de hacerlo.
Pregúntate: ¿Porque  estoy haciendo esto?, ¿A quien beneficio con esta actitud?  Seguramente descubrirás
que puedes cambiar de actitud y dejar de repetir ese hábito o esa actuación que te causa tanto daño.

 

Escrito por: Mytte
Pregúntale a Mytte! entra en www.maytte.com

 

 

 

 

Escribir un comentario

     


Código de seguridad
Refescar


La guía Barcelona Viva, nace por iniciativa de 021Studio de crear un medio impreso y digital, donde reunir artículos y empresas vinculadas a la vida sana y natural.