Tu casa te ahoga: simplifica tu vida para ganar tranquilidad
Se supone que tu hogar es tu fortaleza. Debería ser el lugar donde recargas tus energías, reflexionas sobre el día, planificas tus próximas actividades y disfrutas de la presencia de tus seres queridos. Pero muchas veces la realidad se interpone ante esta utopía. Regalos, rebajas y recuerdos de tiempos pasados se van acumulando hasta que no queda ni siquiera espacio para respirar dentro de la propia casa. Lo que antes era un hogar, se ha convertido en un trastero.

La solución tradicional: ¿Ojos que no ven, corazón que no siente?
Comprar una casa más grande para aprovechar  el cuarto de visitas para guardar “cosas” o alquilar un trastero es la solución más fácil para administrar todo lo acumulado a lo largo de los años: ropa sin estrenar, accesorios de algún deporte que hace tiempo que ya no practicas, móviles que a lo mejor todavía guardan algún contacto interesante y los recuerdos de aquel viaje a Cuba acaban en cajones y armarios por tiempo indeterminado. La tranquilidad de tenerlo todo disponible “por si acaso” te distrae del hecho de que ahora pagas alquiler/una hipoteca para algo que ni siquiera puedes nombrar.

Una alternativa duradera: ¿Por qué guardas lo que guardas?
También puedes desprenderte de todos esos objetos que ocupan espacio en tu casa y que no has utilizado en años. Es un proceso más lento y más personal que encerrarlo en una habitación o un trastero, pero te ayudará a liberar energía y espacio de verdad. Si tienes claro por qué guardas ciertas cosas, entonces podrás actuar en consecuencia y evaluar si realmente vale la pena.

Si aceptas el reto de revisar todas tus pertenencias según el valor que aportan a tu vida, aprenderás mucho sobre ti mismo. Habrá objetos que ni siquiera recordabas, que simplemente están rotos y que puedes tirar directamente. Pero también hay objetos que guardas porque representan algo para ti: un recuerdo del pasado, o un sueño o un plan (como aquellos libros sin leer en la estantería). El recuerdo lo puedes guardar a través de una foto o un diario. Los sueños y planes los puedes incluir en tu calendario. Y si dentro de 1 mes el libro sigue sin leer, ya es hora de visitar la biblioteca para que otros puedan aprovechar su contenido.
Deja de gastar espacio y energía en trastos que no aportan nada a tu vida: si no lo has utilizado en un año, no vale la pena guardarlo. Libera este espacio para disfrutar de tu vida.

Sostenibilidad y Minimalismo
Artúclo escrito por: Valentina Thörner da Cruz

Comentarios 

 
#2 José 07-12-2011 15:45
Muito bom mesmo este artigo. Isso mesmo! Guardamos coisas que não usamos e que desperdiçam energia para tudo, para guardar, para limpar, para lembrar.... sem contar que são energias paradas que podiam estar circulando para outras causas.
José - Porto Alegre _ Brasil
Citar
 
 
#1 Geo 16-09-2011 16:28
Esto es una joya de artículo Valentina, gracias!
Citar
 

 

 

 

 

Escribir un comentario

     


Código de seguridad
Refescar


La guía Barcelona Viva, nace por iniciativa de 021Studio de crear un medio impreso y digital, donde reunir artículos y empresas vinculadas a la vida sana y natural.